El exigente mercado actual hace que no baste con ofrecer un buen producto, necesitas posicionar tu negocio y asegurar su vida a largo plazo. Para lograrlo es fundamental la “Imagen de Marca”, necesitamos perdurar en la memoria de nuestro público y, ante una necesidad, ser percibidos como una opción. Para lograrlo, es imprescindible desarrollar la “Imagen Corporativa”.

La Imagen Corporativa de una empresa no es su logotipo, el término “imagen” hace referencia a la “imagen mental” que nuestros clientes potenciales tienen de nuestra empresa. Más importante que lo que la empresa ofrece es lo que de ella se percibe. Una imagen sólida de nuestra actividad y filosofía de trabajo constituyen el valor fundamental para posicionarse dentro del sector y diferenciarse de la competencia.

Algunas preguntas que debemos hacernos:
¿Qué adjetivos deseas que tu público asocie con tu marca?
¿Con qué tipo de empresas quieres que te relacionen?
¿Qué estilo de comunicación y canales de contacto quieres establecer con tu público?

La Imagen Corporativa es el resultado de una reflexión desde el enfoque de la psicología social y la mercadotecnia, mucho más que el logo o las tarjetas.

Y, por fin, le toca al diseño gráfico

Aclarado esto y ya con una imagen corporativa definida, llega el momento de diseñar la parte visual de la imagen corporativa.

La primera tarea del diseñador gráfico será traducir las respuestas a nuestras en colores y formas. El primera paso será, ahora si, el logotipo, seguido de cualquier elemento que forme parte de nuestra estrategia de comunicación. Si la imagen corporativa depende de los objetivos que se hayan planteado al diseñar la linea estratégica, todos nuestros pasos deben ser eslabones en una cadena coherente y dirigida.

Es frecuente encontrar clientes que quieren construir su imagen corporativa sin pasar por los pasos previos, o utilizan un logotipo que en modo alguno transmite lo que sus empresas desearían transmitir. Pero una imagen corporativa habla muy claro al público: puede que un negocio tenga buenos productos y a buen precio, si su imagen corporativa es mala esperaremos un servicio pobre, sin ningún valor añadido y que no infunde confianza. Esto se debe a que cuando un negocio utiliza un imagen deficiente, no es su producto lo que es deficiente sino toda la actividad empresarial: atención al cliente, gestión de devoluciones, tecnologías, administración, recursos humanos, etc.

Para crecer, necesitas una imagen corporativa profesional

Una imagen corporativa desarrollada por profesionales facilitará el trabajo futuro al haber quedado definidas las bases estéticas de una forma sencilla de entender para cualquier profesional gráfico. Esto dará coherencia a todas nuestras comunicaciones, cualidad muy valorada comercialmente, pero además propiciará el acercamiento de clientes potenciales que no nos conozcan, ya que nuestra imagen se apoyará en valores y experiencias previas del individuo para asignarnos inconscientemente cualidades como la seriedad y confiabilidad.

También los empleados de una empresa con una buena imagen corporativa se sentirán apoyados, representados y felices de ser parte de algo que les gusta.
Igualmente, los proveedores tienden a confiar en empresas con imágenes corporativas profesionalmente desarrolladas.

En Artifexsoft damos importancia a la imagen corporativa y sabemos que es inteligente realizar inversiones significativas en ella. Si quieres contar con una imagen profesional, cuenta con nosotros.